Monago rechaza que se quiera reformar la Ley de Seguridad escuchando “a los malos y no a los buenos”

  • Considera que es un “retroceso” que perjudica a los que consagran la garantía de la tutela de nuestros derechos

  • Lamenta que se tenga en cuenta “a los radicales” y no a las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado

Badajoz. 24, noviembre, 2021.- El presidente del PP de Extremadura, José Antonio Monago, ha afirmado que el Gobierno de Pedro Sánchez pretende hacer una reforma de la Ley de Seguridad Ciudadana “escuchando a los malos y no escuchando a los buenos”. Así, el líder del PP ha subrayado que “no nos gusta la reforma” y se ha posicionado en favor de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado y sus representantes, que están protestando hoy en toda España.

“Estamos con ellos” ha aseverado el presidente Monago, recordando que no se ha escuchado lo que tienen que decir las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, pero sí se ha escuchado “a los radicales” y a los nacionalistas, y, en definitiva, a los que “apoyan a los malos”. Para Monago, cuando algo así sucede en un Estado de Derecho “las cosas salen mal”. Por ello, ha manifestado que esa Ley de Seguridad que desampara a policías y guardias civiles no puede traer nada bueno.

José Antonio Monago ha subrayado que proteger las garantías de los que van “con el ladrillo” en las manifestaciones, y no de los que van con la Constitución en la mano, no fortalece las libertades de todos los españoles, es más, va a conseguir que ganen espacio los que quieren destruir nuestro sistema democrático. Entre las pinceladas negativas de esta ley, el líder del PP ha mencionado la reducción de plazos en la identificación de un detenido o que los agentes puedan ser grabados en sus actuaciones y no se les preserve como hasta ahora.

El presidente del PP extremeño ha reiterado que los ‘populares’ están con las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, dejando claro que este tipo de normas son un retroceso, y están inspiradas “por los malos” en perjuicio de aquellos que consagran la garantía de la tutela de nuestros derechos, que son la Policía y la Guardia Civil. Al final, ha dicho José Antonio Monago, lo que se produce es una “merma de derechos de los propios actuantes”.