El PP califica de “falta de respeto” que la Junta presente los primeros datos del presupuesto en mitad de un pleno

  • Prevé que la Junta aplique su “mayoría absolutísima” sin oír las propuestas de los grupos

  • Subraya que son los presupuestos de la “deuda pública” y que Extremadura es la sexta comunidad más endeudada

Mérida. 13, octubre, 2021.- El portavoz de Hacienda del Grupo Parlamentario Popular (GPP), Luis Alfonso Hernández Carrón, ha calificado de “falta de respeto” hacia la Asamblea y las instituciones que la Junta de Extremadura haya presentado los primeros datos del Proyecto de Presupuestos Generales de Extremadura para 2022 en un día en el que se está desarrollando un pleno en la Cámara regional.

Para el GPP, viene a significar que la Junta de Extremadura va a seguir gobernando aplicando su “mayoría absolutísima” sin oír las propuestas de los grupos parlamentarios. En este sentido, Hernández Carrón ha explicado que si la consejera de Hacienda quisiera realmente la colaboración de los grupos no hubiera avanzado las cuentas cuando se están abordando asuntos tan importantes como la despoblación o los fondos europeos.

Para el portavoz de Hacienda del GPP, los presupuestos autonómicos de 2022 son los de la “deuda pública” y hay que recordar que en el segundo trimestre de este ejercicio Extremadura es la sexta comunidad autónoma más endeudada de España; una deuda que está por encima de los 5.300 millones de euros. Por lo tanto, más deuda se traducirá en tener que destinar más dinero de los presupuestos a pagar a los bancos.

Asimismo, Hernández Carrón ha dudado de que el aumento de los presupuestos que ha avanzado la consejera vaya a significar mejoras, ya que el gobierno de Vara está demostrando que no es capaz de ejecutar los fondos que debían servir para construir los hospitales que son necesarios o las autovías y las carreteras que tanto se anunciaron, y tampoco es capaz de poner en marcha políticas de cohesión para que la región tenga una mayor renta, teniendo en cuenta que Extremadura está a la cabeza en presión fiscal.