El PP pide a la Junta que no racanee las compensaciones por expropiación de parcelas para el regadío de Tierra de Barros

  • Insiste en que el Gobierno regional pretende que los agricultores prácticamente regalen sus parcelas

  • Exige que se ponga encima de la mesa “el dinero suficiente” para compensar a los afectados y cubrir las pérdidas

Mérida. 08, octubre, 2021.- La portavoz de Agricultura del Grupo Parlamentario Popular (GPP), Mercedes Morán, ha pedido al gobierno de la Junta que no intente racanear a los agricultores de Tierra de Barros a la hora de pagar las compensaciones por expropiación de los terrenos que se incorporarán al proyecto de regadíos. Asimismo, Morán ha rechazado la estrategia de la Junta porque pretende que los agricultores -regantes y no regantes- “regalen prácticamente sus parcelas”.

Precisamente hoy, que el Ejecutivo regional ha vuelto a presentar este proyecto de regadío en el marco del IV Foro del Regadío, el GPP ha subrayado que lo primero que debería hacer el Ejecutivo de Vara, toda vez que ha decidido tras mucha espera impulsar el proyecto, es no menospreciar los bienes que con mucho esfuerzo han conseguido los agricultores y que ponga encima de la mesa “el dinero suficiente” para compensar a los afectados y cubrir las pérdidas que van a sufrir.

Mercedes Morán ha insistido en que el precio que la Junta está ofreciendo pagar tanto para las expropiaciones de parcelas como para los derechos de uso, ya sean estos permanentes o provisionales, están “claramente por debajo de los precios de mercado”. La portavoz ha subrayado que desde la Junta “están ofreciendo una miseria” a agricultores a los que se les invade sus tierras y se está distorsionando la realidad a sabiendas de que el valor de mercado no es el que se plantea.

Para el GPP, la Junta se está retratando desde el principio con el proyecto de regadío en Tierra de Barros y ahora sigue en esa senda equivocada, intentando ahorrarse el dinero que debe servir para compensar a los agricultores en un proyecto cuya inversión rondará los 200 millones de euros. “Es una desconsideración tratar así a los propietarios en un proyecto de esta magnitud”. Por último, la portavoz de Agricultura ha incidido en que esto no sirva de excusa para parar el proyecto y que la Junta pague las compensaciones por expropiación justas y acordes con el mercado.