El PP denuncia que las jóvenes extremeñas sufren una desigualdad mayor que el resto de españolas

  • Insiste en que es una situación de la que “nadie habla”

  • Subraya que “lo primero y más urgente” es resolver el problema del paro femenino

  • Acusa al PSOE de “conservar” las mismas soluciones ante problemas “crónicos y estructurales”

Mérida. 27, octubre, 2020.- La portavoz de Igualdad del Grupo Parlamentario Popular (GPP), Gema Cortés, ha denunciado en la Asamblea que las jóvenes extremeñas sufren una situación de desigualdad mayor que la que experimentan el resto de jóvenes españolas, pero es una situación de la que “nadie habla en esta tierra”. Para Cortés, no se puede hablar de futuro en una región en la que es es un hecho que las mujeres no tienen las mismas oportunidades que en otros territorios.

“Esta es la verdadera desigualdad, esto es lo realmente llamativo”, ha aseverado la portavoz ‘popular’ al referirse a la circunstancia que experimentan muchas extremeñas jóvenes que “quieren trabajar y no pueden”. El hecho de que estas mujeres estén en peores condiciones para acceder al mercado laboral se corrobora al ver que la región se sitúa siempre a la cabeza del paro femenino en España y en Europa, por lo que “lo primero y más urgente” es resolver el problema del desempleo.

Gema Cortés ha rechazado que desde el gobierno de Vara se defienda una versión de la situación de las extremeñas que no tiene nada que ver con lo que viven, y ha lamentado que desde la Junta se venga a defender que no encuentran ningún problema para desarrollar sus vidas, como si Extremadura fuera  “el edén de las oportunidades”. Asimismo, ha culpado a los “gobiernos socialistas conservadores” de “conservar” siempre las mismas soluciones ante problemas “crónicos y estructurales”.

La portavoz de Igualdad ha subrayado que los trabajadores que menos cobran de todo el país, como alguna vez ha señalado la prensa, son las mujeres extremeñas y jóvenes. Ante esto, ha criticado que el IMEX se lave las manos, no sólo en materia de acceso al empleo, sino también en la situación de la brecha salarial, ya que las mujeres extremeñas ganan un 22% menos que los hombres. Pero es que hay otra brecha, la de las extremeñas con respecto a la media de españolas: “en nuestro caso las brechas se acentúan en todas las áreas de la vida”, ha recalcado.