Pizarro: “Si el campo no funciona, las ciudades tampoco”

  • El portavoz del PP reclama la implicación de la Junta y del Gobierno de España para la sostenibilidad del sector

  • Denuncia el desmantelamiento de la sanidad pública en la región y que el tejido empresarial se desploma

  • La gente “huye” de Extremadura por la falta de oportunidades, de empleo y porque no hay servicios de calidad

3, febrero, 2020.- El portavoz del Partido Popular de Extremadura, Fernando Pizarro, se ha referido a la situación “difícil” que atraviesan los agricultores y ganaderos en la región y ha asegurado que las reivindicaciones que provocaron las protestas la semana pasada “son justas”, ante lo que ha reclamado la implicación de los gobiernos regional y central para la sostenibilidad del sector sentenciando que “si el campo no funciona, las ciudades tampoco”.

Así, en una rueda de prensa ofrecida hoy en Mérida, Pizarro ha señalado que los acontecimientos de la semana pasada en Don Benito fueron “dolorosos” pero no pueden utilizarse como “cortina de humo” para “evitar hablar de lo verdaderamente importante, que es lo que produce y motiva esas protestas” y es que “se ha terminado la paciencia de la gente que trabaja en el campo”.

Fernando Pizarro ha asegurado que la situación que atraviesa el campo extremeño “nos afecta a todos” y “es difícil sobrevivir en esta situación” con “costes de producción que, en ocasiones, son mayores que el precio que tienen los productos” y que sin embargo, “en el mercado, se multiplican hasta en un 600%”. Para el portavoz del PP, Extremadura cuenta con “tierras fértiles, personas cualificadas y una infraestructura importante” pero “no tenemos la ayuda de la Administración regional y nacional” para “ayudar a la sostenibilidad de este sector productivo”.

Fernando Pizarro también ha mostrado la incertidumbre que genera la próxima negociación de la PAC, recordando que Fernández Vara “no lo ha hecho nunca” porque “siempre se lo ha encontrado hecho”, tanto en 2007, que heredó la negociación de Rodríguez Ibarra, como en 2015, cuando José Antonio Monago había garantizado la renta agraria.

Además, ha señalado que “a día de hoy” no se han realizado las tareas de cara a esa negociación y ha añadido que las incertidumbres son “altas” porque las medidas que ha tomado el Gobierno de España “han sido en contra del campo extremeño” recordando lo ocurrido con las nuevas plantaciones de cava, por lo que, a su juicio, “a la poca intención de ayudar, se suma que la Junta se doblega ante los intereses del Gobierno de Sánchez” algo que provoca que el futuro del campo extremeño “sea gris”.

Ante ello, Fernando Pizarro ha señalado que “por encima de la siglas políticas está el campo extremeño” por lo que ha afirmado que el PP “se pone a disposición” de la Junta de Extremadura para “compartir experiencias e intentar que la negociación de la próxima PAC sea exitosa” para nuestros agricultores y ganaderos.

El portavoz del PP también ha denunciado el “desmantelamiento” de la sanidad pública por parte de la Junta de Extremadura, que está “cerrando servicios” en los hospitales o la falta de mantenimiento en los espacios sanitarios, como el desplome del techo en el Hospital de Campo Arañuelo, que provocan “situaciones de riesgo para los pacientes y los trabajadores”.

A la falta de oportunidades en el campo extremeño y al desmantelamiento de los servicios públicos, el portavoz del PP ha añadido el aumento de parados en la región, según la última EPA conocida, en el que 17.800 extremeños se fueron a la calle y ha afirmado que “son datos difíciles de asumir” ante lo que ha reclamado la presidente de la Junta que “no mire para otro lado buscando culpables” porque las competencias en materia de empleo son de la Administración regional.

Un aumento del número de parados que se suma a que el tejido empresarial “se desploma”, con casi 600 empresas menos en 2019, algo que provoca que la gente “huya” de Extremadura porque no hay oportunidades, ni empleo y no hay servicios de calidad, algo de lo que tiene “especial culpa” el gobierno autonómico, que es quien debe garantizar que haya oportunidades para vivir aquí.