El PP exige el cese fulminante de la delegada del Gobierno por ordenar las cargas policiales contra los agricultores

  • El presidente del PP, José Antonio Monago, critica que en Extremadura se “den palos a los agricultores” mientras en Cataluña “se ordena mínima intervención”

  • Se solidariza con los agricultores extremeños quienes “quieren más España y así se lo pagan”

  • Pregunta si “el diálogo que ofrece Vara son las porras de la Policía”

Mérida. 29, enero, 2020. El presidente del Partido Popular de Extremadura, José Antonio Monago, ha exigido hoy el cese inmediato y fulminante de la delegada del Gobierno en la región, Yolanda García Seco, por haber ordenado cargas policiales contra los agricultores que se han manifestado hoy en Don Benito, reivindicando una solución a los bajos precios de los productos agrarios y los altos costes de producción que soportan.

De este modo, Monago ha calificado de “bochornosa” y “lamentable” la situación que se ha vivido hoy en las puertas de FEVAL, en Don Benito, donde la Policía ha cargado contra los agricultores que se estaban manifestando y ha criticado las palabras de Fernández Vara “ofreciendo diálogo” a los agricultores cuestionando si “el diálogo de Vara son las porras de la Policía”, por lo que le ha exigido que “se disculpe inmediatamente”.

El presidente del PP ha contrapuesto la situación que se ha vivido hoy con la “mínima intervención” que el Gobierno de Sánchez ordena en Cataluña, donde “no se dan palos” contra los radicales independentistas que destrozan mobiliario urbano o levantan barricadas. Para José Antonio Monago, los agricultores extremeños “quieren más España, y así se lo pagan”.

Además, en un vídeo publicado en las redes sociales del PP extremeño, José Antonio Monago se ha solidarizado con los agricultores extremeños y ha afirmado que “nuestra gente no se merece” que los disuelvan “a palos” por lo que también ha exigido al ministro de Agricultura, Luis Planas, y al presidente de la Junta, Fernández Vara, que “pidan disculpas” por lo ocurrido hoy a las puertas de FEVAL, mientras ellos se encontraban en el interior de las instalaciones.