El PP advierte de que Vara ha descuadrado las cuentas y traerá unos presupuestos “regresivos”

  • Avanza que para tapar el “enorme agujero” la Junta tiene dos vías: aumentar los ingresos y disminuir los gastos

  • Subraya que no ha cambiado nada para que el 15 de octubre no se trajeran los Presupuestos

  • Insiste en que Vara ha ocultado deliberadamente los PGEX2020 antes de las elecciones porque tiene que hacer ajustes

Mérida. 21, noviembre, 2019. El portavoz de Hacienda del Grupo Parlamentario Popular (GPP), Luis Alfonso Hernández Carrón, ha advertido de que Fernández Vara ha descuadrado los cuentas y ahora se dispone a presentar unos presupuestos autonómicos regresivos para el ejercicio 2020. El GPP ha valorado negativamente la situación financiera de Extremadura, que va a influir en el proyecto de presupuestos que entrará mañana en la Cámara.

Hernández Carrón ha explicado que, tras un mes de retraso, “no ha cambiado nada” para que el 15 de octubre no se trajeran los Presupuestos Generales de Extremadura (PGEX2020). Así, ha aseverado que continúa un gobierno en funciones, no hay Presupuestos del Estado aprobados, ni se ha reunido el Consejo de Política Fiscal y Financiera para comunicar las previsiones de ingresos ni el techo de gasto, “por tanto seguimos igual”.

Para el GPP, Vara ha ocultado deliberadamente los PGEX2020 antes de las últimas Elecciones Generales porque la Junta “tiene que hacer ajustes” y, mañana, el Gobierno socialista presentará los “presupuestos de la deuda, los recortes y la subida de impuestos”. El portavoz de Hacienda del GPP ha avanzado que mañana llegarán unos presupuestos que serán “nocivos para nuestra región” y para ello el PP se basa en “hechos”.

DETERIORO ECONÓMICO-FINANCIERO

El primer hecho aportado por Hernández Carrón es que el último dato de déficit de Extremadura -correspondiente a agosto- marcaba que la región contaba con 315 millones de euros de decir, el 1,57% del PIB regional. Por tanto, el déficit extremeño es cinco veces superior al objetivo marcado para todo el 2019 en las CCAA, el 0,3%. Asimismo, es muy superior a los 37 millones que había en agosto de hace un año. “Estamos ante un descalabro total de las cuentas públicas”.

Además, Hernández Carrón ha revelado que en los últimos ocho meses se ha evidenciado que las cuentas están fuera de control, y así lo señalan ya algunos analistas como la Fundación de Estudios de Economía Aplicada (FEDEA), que ya está advirtiendo en sus estudios de que la Comunidad Autónoma de Extremadura podría cerrar el ejercicio con un déficit del 1,7% del PIB, que supondrían un descuadre de más de 340 millones de euros en 2019.

El segundo hecho es el dato demoledor de deuda, disparada por la Junta y que ya asciende a casi 5.000 millones de euros, son 341 millones más que en el mismo trimestre del año anterior. Esto supone que la deuda extremeña ha sufrido el segundo mayor incremento del país, y se sitúa en el 25,3 del PIB, siete décimas por encima de la media nacional, un dato relevante porque por primera vez en muchos años la deuda extremeña está por encima de la media de las CCAA.

Para el GPP, en años de expansión económica, Vara ha optado por una “política suicida de endeudamiento”, pero que no ha servido para financiar inversiones, sino para más gastos en consejerías y en altos cargos. Hernández Carrón ha advertido de que el deterioro de las cuentas públicas está teniendo “consecuencias” y se traslada a los sectores, así lo evidencia el aumento del periodo medio de pago a proveedores que en septiembre superaba los 34 días de demora cuando la ley establece 30 días.

REQUERIMINETO DEL MINISTERIO DE HACIENDA

Por otra parte, Hernández Carrón ha revelado que el Ministerio de Hacienda ha realizado un requerimiento a la Junta para evitar que el agujero presupuestario que presentas las cuentas extremeñas no se haga más grande, tal y como prueba el último informe de seguimiento, pese a que la consejera y vicepresidenta no informa de ello ni a la prensa ni al Parlamento.

Así, el pasado 1 de agosto, el Ministerio de Hacienda efectuó un requerimiento a la Junta para que justificase las desviaciones y adoptara medidas. Por ello, se han adoptado dos medidas: la orden de cierre presupuestario del 26 de septiembre, y que supuso un cerrojazo a las inversiones previstas, y una declaración de no disponibilidad de crédito aprobada el 24 de septiembre, con una retención de 26 millones euros que afectó a inversiones, transferencias de capital, transferencias y gastos corrientes. “Se aprobaron puros y duros recortes que se han ocultado”, ha apostillado el portavoz de Hacienda.

Para el GPP, la Junta va a traer unas cuentas regresivas para tapar el “enorme agujero que padecemos” y sólo le quedan dos vías: aumentar los ingresos y disminuir los gastos. Por tanto, o traen más impuestos y más deuda, que es lo que temen los ‘populares’, o se reducen los gastos. Esto últimos sólo se consigue dejando de ejecutar las cuentas o eliminando partidas. Estas son las recetas que espera el GPP de unos presupuestos basados en “previsiones de crecimiento irreales” y con ingresos ficticios.