Monago reclama la dimisión de la ministra Montero y la convocatoria urgente del Consejo de Política Fiscal

  • Recalca que el gobierno de Pedro Sánchez se queda sin excusas para pagar los 200 millones de euros que adeuda a Extremadura

  • Lamenta que Vara sea leal al PSOE en lugar de defender los intereses de los extremeños

Mérida, 28 de agosto de 2019.- El presidente del Partido Popular de Extremadura, José Antonio Monago, ha pedido la dimisión de la ministra de Hacienda, María Jesús Montero, al tiempo que ha reclamado la urgente convocatoria del Consejo de Política Fiscal y Financiera para analizar de forma monográfica la financiación autonómica.

Para Monago, la ministra de Hacienda ha demostrado que es capaz de “faltar a la verdad” para someter a las comunidades autónomas a un “chantaje indigno”, al esgrimir un “informe fantasma” que supuestamente había elaborado la Abogacía del Estado y en base al que el Gobierno Central se niega a liberar los fondos necesarios para actualizar las entregas a cuenta y para devolver la liquidación del IVA.

“Pedro Sánchez se ha quedado sin excusas para pagarnos a los extremeños los 200 millones de euros que nos adeuda el Estado”, ha indicado el líder del PP de Extremadura, quien además ha insistido en la “importancia” de esos fondos para sostener los servicios públicos en la región.

Al respecto, ha lamentado que el presidente de la Junta esté “de brazos caídos” ante la “falta de transparencia” de la ministra y ante las “excusas” de Pedro Sánchez. “En lugar de decir que defenderá los intereses de los extremeños, se ha limitado a anticipar que incumplirá el déficit”, ha comentado.

Según Monago, es “urgente” que se convoque una reunión del Consejo de Política Fiscal y Financiera que “lleva sin reunirse hace un año” y donde hay que abordar cuestiones “que necesitan soluciones reales y no informes inventados”.

“La ministra está trasladando a las comunidades autónomas las consecuencias de su propia incompetencia”, ha reflexionado y ha reiterado que la postura del presidente de la Junta de Extremadura “no puede seguir siendo la firme lealtad al PSOE por encima de los intereses legítimos de los extremeños”.