La propuesta del PP en defensa del tren digno es rechazada por el PSOE

  • Monago afirma que hay un “gobierno dócil” en la Junta

  • El PP extremeño es la única fuerza política que propone manifestarse en Madrid y exigir que se cumplan los plazos

  • PODEMOS no respalda la iniciativa de los ‘populares’

Mérida. 26, octubre, 2018. La propuesta de impulso del Grupo Parlamentario Popular (GPP) en defensa de un tren digno para Extremadura, debatida hoy en la Cámara regional, ha sido rechazada con los votos en contra del PSOE y la abstención de PODEMOS. El presidente del GPP, José Antonio Monago, ha afeado a la Junta que se comporte como “un gobierno dócil” mientras les roban la cartera y el tren a los extremeños.

Monago ha afirmado en su intervención que la propuesta de los ‘populares’ se basa sencillamente en pedir que se cumplan los plazos aprobados por el Pacto Social y Político por el Ferrocarril, y que las movilizaciones se hagan anualmente en Madrid, “nada más simple”. Para el presidente del GPP, la decisión de hacer una manifestación en Cáceres, en lugar de la capital de España, se adoptó con el objetivo de no molestar a Pedro Sánchez.

El líder ‘popular’ ha criticado la sumisión del presidente de la Junta “a su jefe y no a los intereses del pueblo extremeño”. Asimismo, ha contestado a las críticas socialistas sobre su tono enérgico diciendo que grita para “que se entere el señor Ábalos de lo que es un tren indigno, que es en el que van los extremeños”. Además, ha expresado que Vara ya manifestó que se había acabado la paciencia hace meses, pero ha demostrado tener una “paciencia infinita” cuando los socialistas gobiernan.

El presidente Monago ha recordado que el PP lleva un tiempo pidiendo una reunión del Pacto por el Ferrocarril y que la diferencia respecto a la situación del año pasado es un verano con un centenar de incidencias, muchas más y más graves que las que motivaron entonces la movilización en la Plaza de España. “Nos están robando el tren”, ha aseverado, al tiempo que ha subrayado que los problemas presupuestarios que esgrime el ministro valenciano de Fomento no lo son para impulsar el Corredor Mediterráneo.