El PP y APAG Extremadura ASAJA comparten la necesidad de suprimir el Impuesto de Sucesiones y Donaciones

  • Monago lamenta la incidencia del tributo en la transmisión de explotaciones agrícolas y ganaderas y las renuncias a herencias que se han producido por no poder hacer frente al impuesto

  • Pide que se pongan en marcha los proyectos de regadíos en la región

Mérida. 18 octubre 2017. El Presidente del Partido Popular de Extremadura, José Antonio Monago, ha mantenido hoy un encuentro con APAG Extremadura ASAJA, dentro de la ruta social, en la que han compartido la necesidad de la supresión del Impuesto de Sucesiones y Donaciones en Extremadura, por ser un tributo injusto y con carácter meramente confiscatorio.

En este sentido, Monago ha apelado a que se bonifique en un 99,99% el que ha denominado como “impuesto a la muerte” constatando la incidencia de dicho tributo en la transmisión de explotaciones agrícolas y ganaderas, lo que supone una merma en la actividad económica en la región.

Del mismo modo, ha destacado la renuncia de herencias que se han producido en Extremadura, más de 800 en el año 2016, porque los herederos no podían hacer frente a dicho impuesto y ha señalado que el PP seguirá trabajando para que se suprima cuanto antes.

Durante la reunión, también han tratado la sequía que está atravesando la región y la falta de medidas por parte de la Junta de Extremadura así como la necesidad de que se pongan en marcha los proyectos de regadíos en la región, paralizados desde la llegada del PSOE al gobierno autonómico.