El GPP considera que los PGEx 2017 plantean serias dudas sobre la construcción de nuevos regadíos

El capítulo de gasto para el campo extremeño se reduce en casi 160 millones de euros con respecto a las últimas cuentas de Monago

El portavoz de Medio Ambiente, Políticas Agrarias y de Territorio del Grupo Parlamentario Popular, José Antonio Echávarri, ha señalado en relación al Proyecto de Presupuestos Generales de la Comunidad Autónoma de Extremadura que las cuantías previstas para la construcción de nuevos son “claramente insuficientes” y en este sentido, ha señalado que se plantean serias dudas sobre su viabilidad.

Según ha comentado, el presupuesto contempla un total de 31,5 millones de euros para estas actuaciones hasta el año 2020 y esto “nos indica claramente que no van a realizar los nuevos regadíos previstos”, ha dicho, teniendo en cuenta que solo el contemplado para Tierra de Barros tiene un coste de aproximadamente 100 millones de euros y el de Arroyo del Campo de 68 millones de euros, cantidades de las que la Junta tiene que financiar la mitad y a las que hay que sumar el coste del nuevo regadío de Monterrubio.

Para el diputado del GPP, la situación de incertidumbre en la que quedan los nuevos regadíos en el proyecto presupuestario para el próximo ejercicio está relacionada con el hecho de que para el gobierno socialista de Fernández Vara “el campo está en segundo plano”, ya que en lo concerniente al proyecto de gastos para 2017, la consejería del ramo pierde hasta 159 millones de euros con respecto a los últimos presupuestos del Partido Popular (2015), ha afirmado.

Si se comparan con las cuentas de 2015, las políticas destinadas a la agricultura y a la ganadería, al desarrollo rural, a la política agraria y al medio ambiente han sufrido un “recorte tremendo”, ha destacado Echávarri, quien ha comentado que de todos los capítulos del presupuesto de la consejería de Medio Ambiente únicamente sube con respecto a los últimos presupuestos de Monago el destinado a infraestructuras agrarias, que crece en un 30%, lo que a su juicio, “no quiere decir nada”, si se analiza el “ridículo” grado de ejecución de este apartado, que apenas alcanzó el 8,5% en 2016.

FONDOS FEADER Y OTRAS PARTIDAS

Echávarri ha hecho especial hincapié en la gestión que está realizando la Junta de Extremadura con los Fondos FEADER. Sobre este asunto, ha criticado que “la consejera y sus directores generales siempre se lamentan de que no tienen fondos FEADER correspondientes al nuevo PDR porque el anterior gobierno sobreejecutó los fondos”, y en este sentido ha calificado de “insólito” que de los 167 millones de euros presupuestados en 2016 con cargo a estos fondos europeos, el gobierno de Fernández Vara ha dejado sin gastar un total de 90 millones de euros.

“Este dato alarmante explica por sí solo el abandono en que este gobierno tiene a las políticas dedicadas al campo”, ha recalcado y ha señalado que estos fondos tienen como destino la construcción de nuevos caminos y regadíos, las ayudas agroindustriales y agroambientales, la incorporación de jóvenes, la mejora de las exploraciones, la conservación de montes, la regeneración de la dehesa o la prevención de incendios forestales, entre otras actuaciones. “Si de los 167 millones de euros que tenían asignados, solo emplean 90, se puede entender el desastre que tienen formado en esa consejería”, ha valorado.

Finalmente, ha criticado también que la partida destinada a Medio Ambiente supone la mitad de la que tenían los últimos presupuestos del PP y, en esta misma línea, se ha referido a que la Junta “siguen sin presupuestar cantidades suficientes para políticas forestales y de regeneración de la dehesa”. Precisamente, sobre los presupuestos para la regeneración de los terrenos adehesados, ha señalado que la cantidad prevista está “muy alejada” y que supone “menos de la mitad” de lo presupuestado en la última convocatoria de la pasada legislatura, ha concluido.