El PP propone deflactar el IRPF para devolver los esfuerzos que hacen los extremeños por la elevada inflación

  • Incluye ajustar las retenciones del impuesto de la renta  para que la bajada tenga carácter inmediato

  • Insiste en que Extremadura tiene el tipo más alto de España en el IRPF entre 30.000 y 40.000 euros

  • Subraya que el sufrimiento de los extremeños está pagando la fiesta electoral de Fernández Vara

Mérida. 27, mayo, 2022.- El portavoz de Hacienda del Grupo Parlamentario Popular (GPP), Luis Alfonso Hernández Carrón, ha anunciado que los ‘populares’ llevarán al próximo pleno de la Asamblea de Extremadura una propuesta de impulso para deflactar la tarifa del IRPF en su tramo autonómico y así tratar de devolver los esfuerzos fiscales que están haciendo las familias, las pymes y autónomos extremeños por la elevada inflación.

Hernández Carrón ha explicado que la medida tendría efecto en las rentas inferiores a 40.000 euros, recordando a su vez que Extremadura tiene el tipo más alto en el IRPF entre los 30.000 y 40.000 euros y una presión fiscal por encima de la media en todos los tramos del impuesto de la renta por encima de 16.000 euros. Por eso, ha dicho, el PP va a pedir esa deflación del IRPF, para evitar la “subida en frío” que viene en la declaración y por la que se pagaría una media de 150 ó 200 euros más por contribuyente.

El portavoz de Hacienda ha señalado que la propuesta incluye ajustar las retenciones del IRPF para que la bajada del impuesto tenga carácter inmediato y efecto retroactivo desde el 1 de enero. Además, la iniciativa del GPP integra otras medidas en el sentido de rediseñar los fondos europeos para hacerlos más útiles en Extremadura, reformas estructurales a medio plazo para incentivar la actividad económica y la racionalización del gasto burocrático. No puede ser que las familias se estén apretando el cinturón y la Junta esté gastando “a todo pasto”.

Luis Alfonso Hernández Carrón ha aseverado que la actual situación requiere de medidas urgentes y extraordinarias, medidas que la Junta de Extremadura se niega a adoptar y que deberían servir para amortiguar la “terrible subida de precios” que se está sufriendo. El portavoz del GPP ha insistido en que la inflación es el impuesto de los más pobres, y los extremeños lo están pagando más caro que nadie en España.

La clave por la que el Gobierno de Vara se niega a bajar impuestos es porque gracias a la inflación la Junta de Extremadura se está forrando, ha asegurado el portavoz de Hacienda. Para el GPP, se está produciendo una situación perversa, que supone una sangría para las familias extremeñas mientras suben los ingresos de la Administración por vía impositiva y, por tanto, es una inyección para el gobierno de Vara. “El sufrimiento de los extremeños está pagando la fiesta electoral del señor Fernández Vara”.

Hernández Carrón ha criticado la pasividad de los socialistas asegurando que la inflación sólo beneficia al Gobierno y salvaría el desequilibrio presupuestario de la Junta mientras tritura a las familias, a las pymes, a los autónomos de Extremadura. “El Ejecutivo regional no hace nada, no ha puesto en marcha ni una sola medida para ayudarles”, ha insistido. Asimismo, ha garantizado que el PP va a seguir trayendo propuestas para ayudar a los extremeños a llegar a fin de mes y que los sectores productivos tengan más oportunidades.

DESEQUILIBRIOS EN LAS CUENTAS EXTREMEÑAS

Por otra parte, Hernández Carrón ha afirmado que la situación económica está empeorando, como acaba de publicar FUNCAS, y se están rebajando las expectativas de crecimiento de Extremadura al 3,3%, muy lejos del 7% del presupuesto para 2022, y por debajo de lo que se espera para el resto de España que es el 4%. Son más de 700 millones de euros de desequilibrio en lo que estaba previsto por la Junta. A esto, ha explicado el portavoz, se añade el impacto producido por la inflación, que la Junta ya ha cifrado en 85 millones, cifra que probablemente “se quede corta”.

Hernández Carrón ha incidido en que, como entramos en año electoral, Vara ha pactado “en mesa” camilla una medida que el PP lleva pidiendo las dos últimas legislaturas; se trata del pago de la subida salarial del 2% a los empleados públicos y el abono y reconocimiento de la carrera profesional. “Desconocemos las cifras”, ha dicho el responsable de Hacienda, pero estamos completamente seguros de que Vara no va a cumplir, es otro “globo sonda” que además no tiene respaldo presupuestario. “Por eso no se aprueba en mesa sectorial, sino en mesa camilla y con los sindicatos de cámara”.