La imposibilidad de cultivar arroz o maíz, debido a la sequía, amenaza seriamente la renta de muchos agricultores

  • El PP exige a la Junta que habilite urgentemente el presupuesto necesario para paliar esta situación límite

  • Recuerda que el Ejecutivo regional se ha negado a reunir la mesa de la sequía y destinar fondos para compensar

Mérida. 25, abril, 2022.- La portavoz de Agricultura del Grupo Parlamentario Popular (GPP), Mercedes Morán, ha alertado de que la imposibilidad de sembrar y realizar una campaña normal a causa de la sequía, fundamentalmente en la comunidad de regantes de Orellana, ha llevado a muchos agricultores a una “gravísima situación” que amenaza sus rentas, especialmente para los productores de arroz o maíz.

Morán ha advertido que no cultivar ciertas producciones supone la “pérdida total de renta”, una realidad que tendría que conocer la Junta. En cambio, el Ejecutivo regional se ha negado sistemáticamente a reunir la mesa de la sequía y no ha destinado fondos para compensar esta falta de renta de los agricultores que no puedan sembrar. Para el GPP, esto no solo tendrá consecuencias negativas para el productor, sino que se notará en la economía de la zona, fundamentalmente en el pequeño comercio, pymes y autónomos.

Mercedes Morán ha criticado que la única propuesta de la Junta sea la de mantener las ayudas acopladas y las agroambientales actuales para el arroz, ayudas que son totalmente insuficientes para que puedan vivir los agricultores y sus familias. Así, ha exigido a la Junta que habilite, de manera urgente, el presupuesto necesario para paliar la situación límite a la que se ha llegado y que afecta a muchos productores.

Asimismo, la portavoz ‘popular’ de Agricultura ha instado al gobierno de Fernández Vara a conceder ayudas que realmente compensen la falta obligada de actividad agraria que van a tener los cultivadores de arroz y de maíz, y que todas las medidas que se requieran para solventar esta situación se adopten de forma consensuada con los afectados.

Por último, Morán ha explicado que, en el caso del arroz, cultivo del que somos los segundos productores de España, son más 15.000 las hectáreas que no podrán sembrarse a causa de la escasez de agua. En cuanto al maíz, será un cultivo que tampoco podrá cultivarse por el mismo motivo, y la opción que se les da a los productores de cultivar girasol no será viable en la mayoría de los casos, por lo que no tendrán una alternativa.