Monago muestra su preocupación por el silencio de Vara ante los “constantes atropellos” de Sánchez a Extremadura

  • El presidente del PP califica como “insuficientes” los 106 millones de euros que corresponden a la región del reparto que ha hecho el Gobierno del Fondo Covid

  • “Sánchez trata mejor a los amigos de Maduro que a los extremeños”

  • Pide al presidente de la Junta que “deje de toquetear y apropiarse” de proyectos empresariales privados

  • Exige que “cierre” el proyecto de la mina de litio en Cáceres, ya que “no hay consenso social y el Pleno del Ayuntamiento ya se ha manifestado en contra en dos ocasiones”

Mérida. 29, marzo, 2021.- El presidente del Partido Popular de Extremadura,  José Antonio Monago, ha mostrado hoy su preocupación por el “modo silencio” del presidente de la Junta, Guillermo Fernández Vara, ante los “constantes atropellos” del Gobierno de Sánchez a la región.

En este sentido, en una comparecencia de prensa posterior a la reunión del Comité de Dirección, Monago ha calificado como “insuficientes” los 106 millones de euros que Extremadura va a recibir del Fondo Covid tras el reparto realizado por el Gobierno de España y ha señalado que Pedro Sánchez “trata mejor a los amigos de Maduro que a los extremeños”.

De este modo, ha recordado que una región como Extremadura, con un millón de habitantes, va a recibir 106 millones de euros mientras a una aerolínea “en quiebra” y “casi sin actividad” como Plus Ultra, con poco más de 300 trabajadores, va a recibir la mitad, 53 millones. “Esto es el mundo al revés y no lo entiende nadie” ha señalado, recordando que se trata del segundo atropello de Sánchez a Extremadura, tras el reparto de los fondos REACT-UE, cuando la región perdió otros 40 millones de euros. “Pero lo preocupante no es el desprecio de Sánchez a Extremadura, sino el silencio de Fernández Vara” ha manifestado.

Para Monago, ese silencio es debido a que la prioridad de Fernández Vara no es defender a Extremadura sino que son otras: “Lo primero que hizo fue eliminar la limitación de mandatos y ahora, en la tercera ola, su preocupación ha sido convocar una Ejecutiva de su partido para anunciar que se presenta a la reelección” ha lamentado.

Sin embargo, las prioridades de Fernández Vara deberían ser las que tienen sus alcaldes, socialistas, como los de Don Benito y Villanueva, que están molestos porque no se cumple la promesa del nuevo hospital; las del alcalde de Mérida, harto de que se maree la perdiz con la planta azucarera; o la del alcalde de Cáceres, que ya ha anunciado que si Vara autoriza la mina de litio, dimitirá.

En este sentido, ha afirmado que Salaya “se tenía que haber ido ya” porque pidió un respaldo a sus compañeros del Grupo Parlamentario Socialista en la Asamblea y “le dieron la espalda”. Así, ha recordado que el PSOE votó en la Cámara autonómica distinto de lo que el PSOE ha votado en el Ayuntamiento de Cáceres, poniéndose “de perfil”.

Respecto a dicho proyecto, ha pedido a Fernández Vara que “cierre el proyecto” por “pura coherencia” porque, tal y como ha recordado, en unas preguntas que realizó el propio Monago en el Senado al Gobierno de España, éste contestó que el proyecto depende administrativamente de la Junta de Extremadura y pedía consenso social. Por tanto, si no hay consenso social y Vara ya ha dicho que hará lo que diga el Pleno del Ayuntamiento de Cáceres, Monago ha recordado que éste ya se ha manifestado en dos ocasiones en contra del proyecto.

Por último, el presidente del PP ha pedido a Fernández Vara que “deje de toquetear y apropiarse” de los proyectos de inversión privados para evitar que ocurra como recientemente con el de Elysium City o con la planta azucarera. “El protagonismo es de los empresarios y la Administración tiene que poner la alfombra, pero no ponerse al frente” ha señalado Monago.

En otro orden de cosas, Monago ha informado del recurso que el PP va a presentar ante el Tribunal Constitucional con motivo de la puesta en marcha de la conocida como Ley Celaá, que ha nacido de la “imposición” del Gobierno de España y sus socios y “no fruto del consenso”. Una ley que, tal y como ha recordado, “vulnera” principios constitucionales como la libertad de elección de centro y que es un “ataque” a la enseñanza concertada”.