El PP señala que la Intervención hizo la vista gorda con el gasto electoralista y ahora “pagamos las consecuencias”

  • Incide en que Extremadura no puede afrontar las necesidades de la Covid-19 con las arcas debilitadas

  • Acusa a la Intervención General de no realizar advertencias sobre los excesos de gasto en personal

  • Recuerda que el Ministerio avisó varias veces por las desviaciones de gasto, y luego llegaron los recortes

Mérida. 23, octubre, 2020.- El portavoz de Hacienda del Grupo Parlamentario Popular (GPP), Luis Alfonso Hernández Carrón, ha señalado que la Intervención General de la Junta de Extremadura hizo la vista gorda con el gasto electoralista durante el ejercicio 2019 y ahora, en mitad de una pandemia, estamos pagando las consecuencias. En este sentido, el portavoz ha subrayado que esa práctica ha afectado a la región, ya que no puede afrontar las necesidades de la Covid-19 con las arcas debilitadas.

Hernández Carrón ha señalado que la Intervención General no realizó advertencias a la Junta de sus excesos de gasto en materia de personal y nóminas el pasado año, y “directamente se les fue”, a sabiendas de que el propio Ministerio les apercibió en repetidas ocasiones por las desviaciones de gasto, lo que les abocaría luego a hacer “grandes recortes en las inversiones” que están conduciendo a una “paralización total” de los sectores y del tejido productivo en Extremadura.

El GPP ha recordado que Extremadura cerró 2019 con el tercer déficit más alto de España, concretamente el gobierno de Vara gastó 249 millones de euros más de lo presupuestado, un desfase que supuso un déficit del 1,24% de nuestro PIB. Pero este dato resulta más grave, como ha explicado el portavoz, si lo contraponemos con el hecho de que el año anterior, en 2018, la Junta de Extremadura no tuvo déficit, lo que viene a demostrar que el pasado año el gobierno socialista “destrozó las cuentas a conciencia” porque era año electoral.

Hernández Carrón ha incidido en que desde entonces arrastramos un agujero de 249 millones de euros, debido primero a unos “presupuestos fake” en los que se inventaron 300 millones de ingresos ficticios; en segundo lugar, por un exceso de gasto de 100 millones de euros para hacer contratos antes de las elecciones; y, en tercer lugar, porque el Gobierno de Sánchez se negó a devolvernos 86,5 millones del IVA de 2017.

Para el portavoz ‘popular’, “ese enorme agujero de 2019 ha quebrado las cuentas” de la región. Hernández Carrón ha puntualizado a la Interventora General sobre que se llegó incluso a tener problemas para abonar la paga extra de diciembre, y, luego, en 2020, siguieron otros escollos: en febrero no se pagó la nómina del SES, o en mayo no le quedó más remedio que anunciar a la Junta el incumplimiento de los acuerdos con los empleados públicos en materia salarial.

El portavoz de Hacienda del GPP ha cuestionado la utilidad y la aplicación de la resolución del 15 de abril de 2019, de la Vicepresidenta y Consejera, del acuerdo del Consejo de Gobierno de la Junta por el que se establece el “sometimiento a control financiero permanente” de los gastos de personal correspondientes a nóminas o cuotas sociales. Para Hernández Carrón, esta normativa se presuponía como una herramienta de control de las cuentas, pero ha quedado demostrado que la Intervención no actuó nunca en favor de su aplicación.