El PP asegura que no va a permitir ningún recorte sanitario en la ciudad de Badajoz en un verano que es clave

  • Advierte que Vara y Vergeles han sacado del cajón sus propuestas de cierre de servicios sanitarios básicos

  • Anuncia una propuesta de impulso del PP en el parlamento para que no se cierre ni un Punto de Atención Continuada

  • Pregunta a la Junta si el cierre del PAC de El Progreso es “reforzar un 100%” la atención primaria

Badajoz. 17, junio, 2020.- La portavoz de Sanidad del Grupo Parlamentario Popular (GPP), Elena Nevado, ha asegurado que los ‘populares’ no van a permitir ningún recorte sanitario en la ciudad de Badajoz en un verano clave. Asimismo, y en una comparecencia con el concejal de Sanidad en el Ayuntamiento de Badajoz, Jesús Coslado, Nevado ha advertido que Vara y Vergeles han sacado del cajón sus propuestas de cierre de servicios sanitarios básicos, y lo hacen en el peor momento porque aún no ha acabado la crisis del coronavirus.

Nevado, que ha mostrado el apoyo del GPP a los vecinos de Badajoz ante el “nuevo ataque del señor Vergeles” a la sanidad de la ciudad, ha asegurado que los ‘populares’ no van a permanecer callados por mucho rodillo de mayoría absoluta que tenga el gobierno regional. Y es así porque se trata de recortes que van a dejar a miles de pacenses este verano sin recursos sanitarios básicos en un verano en el que no se puede cerrar ningún servicio.

La portavoz de Sanidad del GPP ha subrayado que Vara y Vergeles han decidido cerrar el PAC del centro de salud El Progreso y les ha preguntado si eso es lo que consideran como “reforzar un 100% la atención primaria”. Así, Nevado ha recordado que el 1 de julio se desmantelará la atención continuada en El Progreso, pero con el crédito que tiene el reprobado consejero de Sanidad “nos tememos que no va a ser el único” servicio que se cierre en Badajoz.

Nevado ha rechazado además que el gobierno socialista haya intentado justificar esta medida argumentando “sobre la base de más recortes”, ya que tratan de explicar que lo hacen porque no son capaces de contratar a más médicos, lo que revela que su gestión se cae por sí misma y la única “solución” que han encontrado es el cierre. “Nuestra lealtad va a estar del lado de los ciudadanos de Badajoz”, ha dicho la portavoz, que ha aseverado que Vergeles hace justo lo contrario de lo que vende, y se pone las medallas, pero “por detrás saca la tijera”.

PROPUESTA DE IMPULSO EN LA ASAMBLEA

Nevado ha anunciado que el GPP presentará en la Asamblea una propuesta de impulso “muy concreta” para que no se cierre un solo punto de atención continuada ni un solo servicio sanitario este verano, y para que los extremeños no sean discriminados por una gestión que ha tildado de nefasta. Por último, ha recordado que recortar en sanidad en Badajoz “no es nuevo para Vara”, que ya cerró todos los centros de salud por las noches y unificó en un único PAC las urgencias.

“Nos preguntamos qué les han hecho a Vara y Vergeles lo vecinos de Badajoz para que los traten así”, ha afirmado Nevado. En este sentido, ha explicado que lo que la Junta considera “centralización” de urgencias es realmente un recorte, y una muy mala idea, porque la consecuencia es la saturación de los profesionales que ya no dan más de sí y que, además, han luchado frente al Covid-19 sin protección, sin test y que ahora se ven “recompensados” con sobrecargas de trabajo y con que no se les pagará el 2% de subida salarial.

Por su parte, el concejal delegado de Sanidad en el Ayuntamiento de Badajoz, Jesús Coslado, ha subrayado que el cierre del punto de atención continuada de El Progreso va a suponer dejar en la estacada “a más de 8.000 vecinos” del barrio de El Progreso, Santa Engracia y El Gurugú, que son barrios con una población muy envejecida y con familias con pocos recursos que, a partir de julio, van a tener que desplazarse para asistir a otros puntos.

Para Coslado, el cierre de este centro de salud es “incompresible” porque además sucede en plena situación de emergencia sanitaria y muchos pacientes van a tener que trasladarse al centro de San Fernando, un servicio que ya atiende a más de 20.000 personas de distintos barrios y que a partir de julio rozará los 30.000 usuarios, pero que además lo hará sin incrementar sus recursos porque no se prevé la contratación de más personal.