El PP cree que el plan sanitario vacacional de la Junta es insuficiente y supondrá una precarización del SES

  • Subraya que la situación de las listas de espera va a empeorar gravemente en un momento en el que la sanidad está muy debilitada

  • Lamenta que la Junta ni siquiera cuente con un plan vacacional para las residencias de mayores del SEPAD

  • Afirma que ya en la fase 2 se ha producido un descenso de la actividad asistencial en toda Extremadura

Mérida. 02, junio, 2020.- El Grupo Parlamentario Popular (GPP) ha afirmado que el plan sanitario vacacional que la Junta ha presentado hoy en el seno de la Comisión de Estudio sobre la Pandemia Covid-19 es del todo insuficiente y supondrá una precarización de todas las áreas de salud de la región. El portavoz adjunto del GPP, Luis Alfonso Hernández Carrón, ha advertido que “sin una adecuada previsión” y “sin recursos”, sólo aumentarán más las listas de espera en un momento en el que la sanidad ya está muy debilitada.

Hernández Carrón ha subrayado que el planteamiento del gobierno de Vara para solicitar el paso a la fase 3, en la recta final de la desescalada de esta pandemia, es muy poco riguroso y deja en una completa incertidumbre a las residencias de mayores. Así, para Hernández Carrón, lo realmente grave es que la Junta ni siquiera han incluido al SEPAD en ese plan vacacional, y es sencillamente porque “no saben qué van a hacer” con el personal de las residencias.

El GPP ha incidido en que precisamente en las residencias de mayores, donde el virus se ha ensañado y ha demostrado su alta capacidad letal, no se puede dar ninguna opción al Covid-19 ni olvidar el riesgo que corren muchos mayores por otras dolencias en un escenario de tanto desgaste sanitario. En este sentido, el GPP advierte de que es inadmisible que en el verano la Junta dé por hecho que “habrá una peor sanidad para los mayores extremeños”.

Además, el portavoz adjunto del GPP ha puesto sobre la mesa que el plan vacacional del SES plantea serias dudas en cuanto a la contratación de recursos humanos que hagan sostenible la sustitución del 100% del personal sanitario de atención primaria, “contemplando la posibilidad de llegar a contratar estudiantes de Medicina para tareas de triaje de pacientes COVID en los Centros de Salud”.

El plan de la Junta tampoco dice cuántos sanitarios van a dar cobertura en las zonas turísticas de Extremadura, en las que se espera un aumento de la afluencia, especialmente en el norte de la región, para lo que la Junta tiene previsto derivar a la enfermería las responsabilidades que en circunstancias normales recaerían en facultativos.

CAÍDA DE LA ACTIVIDAD ASISTENCIAL

Otro dato sobre el que ha llamado la atención el portavoz adjunto del GPP es que, de hecho, ya en la fase 2 de la desescalada, se ha producido un “descenso brutal” de la actividad asistencial en toda Extremadura. Concretamente, en la provincia de Badajoz, han caído un 70% las operaciones quirúrgicas, y hasta un 50% lo han hecho en la provincia de Cáceres. En consultas externas, la actividad ha caído en Badajoz un 40% y casi un 30% en Cáceres.

Ante este desplome de la actividad asistencial y la llegada del parón veraniego se está produciendo un atasco en la prestación sanitaria a los extremeños que lejos de volver a la normalidad está suponiendo un grave riesgo para la salud de determinados pacientes. El PP ha solicitado que se mejoren las condiciones laborales, salariales y de contratación de los profesionales sanitarios, sacando todas las vacantes disponibles, mejorando la temporalidad de los contratos y erradicando la precariedad.

Por otra parte, Hernández Carrón ha aseverado que la Junta continúa sin querer hacer todos los test PCRs que podría realizar. Los ‘populares’ han denunciado que esta es una mala estrategia, puesto que sin PCRs “se están cegando los ojos ante la pandemia”. En este sentido, se ha rechazado que la robotización para realizar test esté en el informe, en la teoría, pero no el práctica, ya que Extremadura continúa 20 puntos por debajo de la media de España en pruebas diagnósticas.