Monago pide a Vara un plan de rescate para que los médicos no se vayan de Extremadura

  • Asegura que, si las condiciones de los profesionales son “a lo Tenorio”, no hay una sanidad de calidad

  • Critica que Vara se preocupe de que un iceberg se desprenda en la Antártida y no de que los médicos se desprendan de Extremadura

Mérida. 24, octubre, 2019. El presidente del PP de Extremadura, José Antonio Monago, ha pedido a Guillermo Fernández Vara que ponga en marcha un plan de rescate de la sanidad para evitar que los médicos sigan yéndose de Extremadura debido a las condiciones laborales que les ofrece la Junta. En este sentido, Monago ha afirmado que, si las condiciones de los profesionales sanitarios son “a lo Tenorio”, no puede haber una sanidad de calidad.

Monago ha afeado al presidente de la Junta que niegue la mayor ante una situación de recortes, con cierres de servicios, sobrecargas de trabajo y una precariedad extendida en la contratación del personal sanitario. Así, Monago ha apuntado que Vara “se lo pone muy difícil” a la gente para que se quede en la región, y se preocupa de que un iceberg “se desprenda en la Antártida, pero no de que los médicos se desprendan de Extremadura”.

“Nos estamos quedando sin médicos porque no hay estabilidad en el empleo”, ha subrayado Monago, que ha recordado a Vara que es su responsabilidad que los facultativos hagan guardias maratonianas, tengan contratos temporales o cobren menos que en el resto de España. También ha explicado que en lo que va de año 100 médicos han solicitado la baja en su colegio, y que entre 2017 y 2018 lo hicieron 278 profesionales.

Monago ha detallado casos concretos por toda la geografía extremeña. Así, ha puntualizado que faltan traumatólogos en el hospital de Coria; en Don Benito-Villanueva faltan oncólogos desde hace años y hay pacientes en Herrera del Duque que tienen que tratarse en Badajoz, “explíqueles si eso no es recortar la vida a la gente”, ha dicho; en el área de Llerena faltan traumatólogos y cirujanos; en Jerez, Zafra y Oliva de la Frontera faltan pediatras; en Cáceres hacen falta anestesistas y en Mérida faltan dermatólogos y hasta médicos de urgencias, entre otras muchas carencias.