El PP pide la dimisión de García Bernal por la última “chapuza” de la Junta con las ayudas al sector vitivinícola

  • El portavoz adjunto del GPP señala que la consejera de Medio Ambiente “no se merece terminar la legislatura”
  • La Junta ha tenido que anular la orden de ayudas a la reestructuración y reconversión de viñedos por contravenir la legislación nacional
  • Más de 1000 agricultores afectados

Mérida. 9, abril, 2019. El portavoz adjunto del Grupo Parlamentario Popular en la Asamblea de Extremadura, Francisco Ramírez, ha pedido hoy la dimisión de la consejera de Medio Ambiente, Begoña García Bernal, o “su cese por parte del presidente de la Junta” por la última “chapuza” del gobierno autonómico con las ayudas al sector vitivinícola.

En una comparecencia de prensa celebrada hoy en Mérida, Ramírez ha señalado que la Junta ha tenido que anular la convocatoria de ayudas a la reestructuración y reconversión de viñedos por incumplir la normativa estatal, con un montante de 9 millones de euros y que habían solicitado más de 1.000 agricultores, algo que ha calificado como un “escándalo con mayúsculas”.

“No puede salir gratis” ha señalado, por “jugar con el futuro de más de 1.000 agricultores” y “si no dimite, Fernández Vara tiene que cesarla” porque, a su juicio, García Bernal “no se merece terminar la legislatura”.

De este modo, el portavoz adjunto del GPP ha recordado que el pasado 2 de noviembre, el ministerio de Agricultura aprobó un real decreto de medidas para el programa de apoyo al sector vitivinícola, donde se sientan las bases para que las comunidades autónomas convoquen esas ayudas.

Así pues, el pasado 28 de febrero, la Junta convocó esas ayudas por un valor de nueve millones de euros; ocho millones para el año 2019 y un millón para el año 2020. Pero el 5 de abril, la Junta ha tenido que dictar una nueva orden anulando la del 28 de febrero por “incumplir con la normativa estatal”. Es decir, la Junta ha reconocido que ha emitido una orden ilegal, ante lo que Ramírez se ha preguntado si, desde el mes de noviembre que se aprobó el real decreto, la Junta “no ha tenido tiempo de ponerse las pilas”.

Ante esta situación, ha lamentado que ahora “haya que empezar de cero y habrá que cambiar las solicitudes por seguridad jurídica” y porque, a su juicio, “los agricultores extremeños no se fían de los socialistas que dictan órdenes ilegales” y que han tenido abandonado el campo esta legislatura.

Por último, Francisco Ramírez también ha señalado que esta “chapuza” de la Junta puede tener consecuencias más adelante, ya que, tal y como ha recordado, en el mes de junio, habitualmente, el ministerio constituye un remanente con este tipo de ayudas que no se hayan agotado en otras comunidades autónomas y Extremadura suele ser receptora de ese remanente. “Cuando llegue junio, como ya vamos tarde, igual no vamos a poder recoger ese remanente” ha afirmado, por lo que “la comunidad perderá una importante cantidad de fondos para el campo extremeño”.