Monago: “Si nos hacen pagar por las autovías, Extremadura cierra”

  • Anuncia una propuesta de impulso en la Asamblea para frenar la ocurrencia del Gobierno de Sánchez

  • Critica el “silencio atronador” de Vara

Badajoz. 16, noviembre, 2018. El presidente del PP de Extremadura, José Antonio Monago, ha afirmado que, si el gobierno de Pedro Sánchez hace pagar por el uso de las autovías, “Extremadura cierra”. La medida planteada por el ministro de Fomento supondría poner freno al desarrollo de la región, que, como ha explicado el líder ‘popular’, no se haya en condiciones de igualdad con otros territorios que tienen más infraestructuras, más logística y más empresas.

Monago ha criticado que el presidente de la Junta permanezca en silencio ante semejante planteamiento desde el Gobierno central. En este sentido, ha recordado que ya han pasado 48 horas desde que le preguntó por este particular y desde entonces lo único que se ha escuchado es “el silencio atronado de Vara”. Así, Monago ha reconocido que no esperaba menos del “mejor embajador” extremeño de Sánchez.

El presidente Monago ha anunciado que el Grupo Popular ha registrado una propuesta en la Asamblea para decir no a la “ocurrencia del Gobierno, no a lo que dice Ábalos”. Monago ha rechazado que los extremeños paguen por utilizar “la única vía decente de comunicación”. Además, ha insistido en que se debería plantear sólo cuando se tenga un tren del siglo XII, la industria que desde Madrid se han mandado a Cataluña u otras regiones, o cuando se disponga de las mismas herramientas y oportunidades que los demás.

Monago ha puesto varios ejemplos del coste que tendría para los usuarios la implantación de peajes en las autovías que vertebran la región. Así, ha calculado que viajar ida y vuelta en coche de Mérida a Badajoz supondría cuatro euros de peaje, es decir, 80 euros al mes para alguien que se desplace habitualmente. De Mérida a Madrid serían 18 euros. En otro caso, el de un transportista que viaje de Mérida a Cáceres, el precio ascendería a 20 euros. Esto, en la región con los sueldos más bajos, las pensiones más bajas y la densidad empresarial más baja de España.